¡Nos RECOMIENDAN a los AMIGOS!
También organizo los tours en MOSCÚ, Nóvgorod, Súzdal, Vladímir y Anillo de Oro, Sochi y Cáucaso, Irkutsk y lago Baikal, Tallin, Helsinki y países Bálticos
Ofrezco los tours exclusivos, personalizados, por privado y de alta calidad garantizada
con Eugenia
Espanol Portugues English

Ballet Mariinski

El Ballet Mariinski, afiliado al Teatro Mariinski en San Petersburgo, es una de las más famosas compañías de ballet de la historia. La compañía fue conocida como el Ballet Imperial hasta inicios del siglo XX. Después del asesinato de Serguei Kirov, fue renombrado como Ballet Kirov pero retomó su nombre original después de la caída del comunismo.

La historia del Ballet Mariinsky está estrechamente ligada a la del arte coreográfico ruso, que comenzó hace más de dos siglos y medio.

Para poder hablar del ballet ruso, damos un paso atrás en el tiempo, siguiendo el desarrollo de la danza en este país. El primero que impulsó este arte fue Pedro el Grande (1672-1725), introdujo la danza social como un medio eficaz de propaganda para su política de occidentalización. De la danza de corte a la danza de teatro, el paso fue breve. La emperatriz Ana (1693-1740), fundó la Academia, todavía existente hoy bajo el nombre de la Academia de ballet clasico rusot Vaganova, y confió la dirección al francés Landé; la emperatriz Isabel (1709-1762), puso su confianza en el austriaco Hilferding y Catalina la Grande (1729-1796), en el francés Le Picq, discípulo de Noverre y de Angelini.

Anna Pavlova
Anna Pavlova

El carácter y el ambiente rusos transformaron el ballet importado por estos maestros extranjeros, porque ya existía entre los ricos nobles la tradición de instruir en la danza compañías de bailarines reclutados entre sus siervos (la servidumbre de la gleba no fue abolida hasta 1861) a los cuales se debe el hecho de que perdurase vivo el carácter folklórico y viril de la danza autóctona. El realismo innato del carácter campesino impidió, en efecto, al ballet romántico ruso, degenerar en el decadentismo como había ocurrido en Europa.

Grandes danzarines y danzarinas europeos se exhibieron en los teatros de San Petersburgo y cosecharon éxitos, honores y riquezas, dejando, en cambio, tras ellos el fermento de la emulación y de la creación. Surgió, en efecto, en breve tiempo, una generación de danzadores rusos entre los cuales se distinguieron Andreyanova, que danzó Giselle, poco tiempo después de su creación, la Danilova, que murió de amor por el bailarín francés Duport, la Istomina y otras.

Pero tres extranjeros impusieron su personalidad a la danza rusa en formación: Marius Petipa (1822-1910), francés de Marsella, el sueco Christian Johannsen (1817-1903) y el italiano Enrico Cecchetti (1850-1928), llamado «el padre del ballet moderno), los cuales dieron origen a una escuela que, según la frase corrientemente repetida, unió la gracia y la exactitud francesa con la agilidad y la destreza italiana, transformadas por el temperamento y el físico ruso.

Marius Petipa desde 1847, año en que asumió la dirección de la Escuela Impérial, hasta su muerte, ocurrida en 1910, fue prácticamente el director del ballet, creando 46 originales y 17 nuevas versiones de ballets pertenecientes al repertorio de otros coreógrafos, si bien solamente los que elaboró en colaboración con la música de Tchaikowsky se representan toda vía: El lago de los cisnes, La bella durmiente y Cascanueces.

En el cambio de siglos el Ballet Mariinsky formó a estrellas como Anna Pavlova, Mathilde Kschessinka, Tamara Karsavina, Olga Preobrazhenskaya, Olga Spesivtseva, Vaslav Nijinsky o Sergei Legat. Varios de ellos aportaron gloria al ballet ruso en las legendarias "Saisons Russes" de París, que dieron a conocer en Europa creaciones de Mikhail Fokine. Los primeros años tras la Revolución fueron difíciles para el Mariinsky: casi todos los principales artistas abandonaron la compañía. Pese a ello, la tradición del repertorio clásico fue mantenida a lo largo de esos años. En 1922 Fyodor Lopukhov, un innovador que conocía muy bien el pasado, pasó a dirigir la compañía, enriqueciendo su repertorio con nuevas producciones, en particular con ballets cuya acción transcurría en el presente. Galina Ulanova, Alexei Yermolayev, Marina Semenova y Vakhtang Chabukiani bailaron con el Mariinsky durante ese período.

Ulyana Lopatkina
Ulyana Lopatkina

Durante los años 30 el Ballet recibió intensa influencia del teatro dramático, lo que queda reflejado en títulos como La fuente de Bakhchisarai de Rostislav Zakhar, El corazón de las colinas de Chabukiani o Romeo y Julieta de Leonid Lavrovsky. Los años 60 vieron nuevas coreografías como Espartaco y Miniaturas coreográficas de Leonid Jacobson, y ballets que revivían la tradición de las danzas sinfónicas: La flor de piedra y La leyenda del amor de Yury Grigorovich, La costa de la esperanza y La Sinfonía Leningrado de Igor Belsky. El éxito de todas estas obras hubiera sido imposible sin el concurso de grandes intérpretes: entre los años 50 y 70 bailaron en el Mariinsky Irina Kolpakova, Natalia Makarova, Alla Osipenko, Irina Gensler, Alla Sizova, Rudolf Nureyev, Mikhail Baryshnikov, Valery Panov, Yuri Solovyev y Anatoly Sapogov. La sílfide y Napoli de August Bournonville se sumaron al repertorio a fines de los 70, así como fragmentos de antiguas coreografías de Perrot, Saint-Léon y Coralli. Roland Petit y Maurice Béjart trabajaron un tiempo para el Mariinsky, la Tudor Foundation donó los derechos para los ballets Lilac Garden y Leaves are Fading y Jerome Robbins escenificó en el Mariinsky In the Night.

El repertorio actual del Mariinsky incluye el legado de Petipa (El lago de los cisnes, El corsario, La bayadera, La bella durmiente) y títulos de George Balanchine, John Neumeier y William Forsythe. Desde 2001 el Teatro Mariinsky acoge el Festival Internacional de Ballet Mariinsky, el único de danza actualmente en Rusia, que invita a los más prestigiosos solistas de todo el mundo. Junto a los solistas del Mariinsky Ulyana Lopatkina, Diana Vishneva, Irma Nioradze, Sofia Gumerova, Daria Pavlenko, Igor Zelensky, Farukh Ruzimatov, Andrian Fadeyev, Danila Korsuntsev y Andrei Merkuriev, la pasada temporada han actuado invitados como Vladimir Malakhov, Carlos Acosta, José Manuel Carreño, Ethan Stiefel (American Ballet Theater), Nikolai Tsiskaridze (Teatro del Bolshoi), Agnes Letestu, José Martínez, Aurelie Dupont, Nicolas Le Riche, Manuel Legris, Jean-Guillaume Bart (Ópera de París), Jock Soto, Wendy Whelan y Maria Kowroski (New York City Ballet).

El presente año debutarán Paloma Herrera, principal bailarina del ABT, Massimo Murru y Roberto Bolle, de La Scala de Milán, y Greta Hodgkinson, solista del Ballet Nacional de Canadá. El Festival Mariinsky ofrece cada año un estreno: en 2001 fue Cascanueces de Mikhail Chemiakin y Kirill Simonov, en 2002 Cinderella de Alexei Ratmansky, en 2003 Princess Pirlipat de Sergei Slonimsky, Chemiakin y Simonov.


El lago de los cisnes

El lago de los cisnes
El lago de los cisnes

El lago de los cisnes es el primero de los tres ballets que escribió el compositor ruso Piotr Ilich Chaikovski (1840 – 1893).

Originalmente encargado al maestro por la Ópera de Moscú, sin duda este ballet es el más conocido y popular del mundo por su concepción, su admirable coreografía y la maravillosa música de Tchaikovski. Su primera presentación tuvo lugar en el Teatro Bolshoi de Moscú con la coreografía de Julius (o Wenzel) Reisinger en 1877. Paradójicamente, no fue muy aceptado. Sin embargo, el 15 de Enero de 1895, con la nueva coreografía de Marius Petipa y de Lev Ivanov esta obra logró un gran éxito en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo. Marius Petipa se encargó del primer y tercer acto (actos en el castillo) y Lev Ivanov del segundo y cuarto acto (actos del lago).

Argumento en breve: Este ballet se divide en 3 actos. Comienza con un baile en la corte del castillo del Príncipe Sigfrido, que en su XXI cumpleaños debe elegir esposa entre las jóvenes presentes. Atraído el heredero por un grupo de cisnes en el lago, queda prendado por la belleza de una mujer-cisne, víctima del sortilegio del brujo Rothbart. La joven Odette sólo podrá cobrar aspecto humano durante la noche si le jura amor eterno. Sin embargo Sigfrido está convencido que la fuerza del amor librará a su cisne de la maldición. Durante el baile, el príncipe, engañado por el mago, elige como esposa a la hija de éste, que ha sido transformada en el doble de Odette. Sigfrido vuelve al lago y suplica perdón a su auténtico amor, desafía a Rothbart y consigue que su hechizo desaparezca.

Primer acto: En uno de los jardines de su castillo, el príncipe Sigfrido celebra, junto con sus amigos, su cumpleaños. La reina, madre de Sigfrido, llega a la fiesta a recordarle a su hijo que debería escoger una esposa y que con ese propósito le ha preparado una fiesta al día siguiente. En la fiesta estarán invitadas jóvenes muchachas y el príncipe deberá elegir a una de ellas. Esto causa una gran melancolía en Sigfrido y sus amigos quienes, al finalizar la fiesta, deciden invitarlo a ir de caza.

El lago de los cisnes
El lago de los cisnes

Segundo acto: En el bosque cerca de un lago comienzan a salir de las aguas unos cisnes que se van convirtiendo en hermosas jóvenes. Llega Sigfrido al lago y apunta con su ballesta hacia las jóvenes-cisnes cuando aparece su reina Odette. Ella le cuenta que fue transformada en cisne junto con sus compañeras por el malvado mago Rothbart, que vuelven a su forma humana solamente en la noche y que el hechizo solo puede romperlo quien le jure amor eterno. Los jóvenes se enamoran. Cuando Sigfrido va a jurarle amor eterno a Odette aparece Rothbart, quien hace que las jóvenes vuelvan a convertirse en cisnes. Antes de marcharse Odette, Sigfrido le pide que asista al baile que se realizará en el castillo la noche siguiente. Odette se aleja convertida en cisne.

Tercer acto: Se celebra la fiesta en el castillo donde Sigfrido deberá elegir esposa. Entra la reina madre junto a Sigfrido y el maestro de ceremonias da comienzo al festejo. Se presentan las jóvenes casaderas y la reina madre le pide a Sigfrido que elija esposa. Él piensa en Odette, se niega a escoger esposa y su madre se molesta con él. En ese momento el maestro de ceremonias anuncia la llegada de un noble desconocido y su hija. Es el barón Rothbart que llega a la fiesta con su hija Odile. Sigfrido, hechizado por Rothbart, cree ver a Odette en Odile. Él la escoge como su esposa, la reina madre acepta y Sigfrido le jura a Odile amor eterno. Rothbart se descubre y muestra a Odette a lo lejos. Sigfrido se da cuenta de su terrible error, corre desesperado hacia el lago.

Cuarto Acto: A las orillas del lago las jóvenes-cisne esperan tristemente la llegada de Odette. Ella llega llorando desesperada, contándole a sus amigas los tristes acontecimientos de la fiesta en el castillo. Aparece Sigfrido y le implora su perdón. Aparece Rothbart reclamando el regreso de los cisnes. Sigfrido y Odette luchan contra él, pero todo es en vano, ya el maleficio no puede ser roto. Los dos enamorados se lanzan al lago. Rothbart muere a consecuencia de ese sacrificio de amor y los otros cisnes son liberados del maleficio. Se ve aparecer sobre el lago los espíritus de Odette y Sigfrido, ya juntos para siempre. (Existen varias versiones para el final del cuarto acto).


La Bella Durmiente

La Bella Durmiente
La Bella Durmiente

La Bella Durmiente del Bosque es un ballet en un prólogo y tres actos. Con la coreografía de Marius Petipa, libreto de Ivan A. Vsevolojsky y del mismo Petipa y con música de Piotr I. Tchaikovsky, se estrenó en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo el 3 de enero de 1890. Está basado en la historia del mismo nombre escrita en 1697 por el francés Charles Perrault. El Ballet, en el tercer acto, recrea otros cuentos de Perrault como El Gato con Botas, El Pájaro Azul y la Princesa Fiorina, Caperucita Roja...

Prólogo: En el palacio del Rey Florestán XXIV se festeja el bautizo de su hija recién nacida, la princesa Aurora. A la fiesta están invitadas seis hadas y cada una se acerca a la cuna de la recién nacida para entregarle su regalo. Aparece la malvada bruja Carabosse y, furiosa porque no fue invitada a la fiesta, lanza una maldición sobre la niña: "cuando cumpla dieciséis años morirá al pincharse con un huso". Los reyes y la corte están horrorizados con la maldición de Carabosse y entonces aparece el Hada de las Lilas, quien aún no había entregado su regalo a la niña, y dice: "mi regalo es que esta niña no morirá, caerá en un sueño y será despertada por un beso de amor".

Primer acto: Fiesta en el palacio, la princesa Aurora cumple dieciséis años. Sus padres, los reyes, han prohibido en su reino todos los husos. A la fiesta han sido invitados cuatro príncipes de diferentes partes del mundo que han venido a solicitar la mano de la princesa. Bailan el Adagio de la Rosa. Mientras transcurre la fiesta se le acerca a la princesa Aurora una vieja y le regala un objeto que nunca había visto: un huso. Aurora, encantada con el extraño presente, juega con él y se pincha, cayendo inmediatamente en un profundo sueño. La vieja no es otra que Carabosse que se burla de la angustia de todos; llega el Hada de las Lilas y recuerda a todos el regalo que ella le otorgó a la princesa en su cuna. Por un encantamiento hace dormir a toda la corte y luego cubre el castillo con un espeso bosque.

Segundo acto: Han pasado cien años. En un claro del bosque el Príncipe Desire pasea con sus amigos, luego se queda solo. El Hada de las Lilas hace que el príncipe tenga una visión en donde ve a la princesa Aurora. El príncipe se enamora de la princesa y le pide al Hada que lo lleve junto a ella. El Hada de las Lilas lo conduce por el bosque hasta que llegan al palacio. Allí descubre a la bella durmiente rodeada por su corte, también durmiente, la besa y ella y toda la corte despiertan. Los reyes bendicen a la pareja enamorada.

Tercer acto: En el salón del palacio se celebran las bodas de la princesa Aurora con el príncipe Desire. Bailan para ellos diversos personajes: el Gato con Botas y la Gata Blanca, Caperucita Roja y el Lobo, el Pájaro Azul y la princesa Fiorina, cortesanos y cortesanas; para finalizar bailan el Grand pas de deux la princesa Aurora y el príncipe Desire.


Raymonda

Raymonda
Raymonda

Raymonda es un ballet en tres actos, con música de Alexander Glazunov y coreografía de Marius Petipa, estrenado en el Teatro Marinsky de San Petersburgo, Rusia, el 19 de enero de 1898. El reparto original estaba encabezado por Pierina Legnani (Raymonda) y Sergei Legat (Jeanne de Brienne).

Contexto histórico y político del estreno: la narración de la obra, en la que un prícipe cruzado y un abominable sarraceno luchan por el amor de Raymonda, parece ser una expresión cultural del expansionismo de la Rusia Imperial en Asia, en pleno apogeo en tiempos del debut de este ballet. Hay que recordar que en aquel entonces las tropas del zar se internaban en los antiguos dominios de Persia y en las fronteras con China. El mismo año del estreno se producía en la costa china la Rebelión de los Bóxers, tras la que la intervención rusa en los asuntos orientales se hará más decidida y fuerte.

Primer acto: Se prepara el cumpleaños de Raymonda en el castillo de la condesa Sibille. Llega un mensajero anunciando el regreso de las Cruzadas del prometido de Raymonda, Jean De Brienne, junto a las huestes de Andrés II. Anuncia que una vez llegado, Jean tendrá que partir inmediatamente a otra cruzada más. No habrá tiempo para la proyectada boda.

Raymonda tiene una visión en el jardín. Primero se arroja a los brazos de su amado Jean De Brienne. La visión de pronto se trastoca. Ahora Raymonda es acosada por el empalagoso sarraceno, quien la requiere insistentemente. Raymonda solicita la ayuda de una aparición, la Dama Blanca. Pierde el conocimiento.

Segundo acto: La fiesta de Raymonda. Allí se encuentra con Abderakhman, caballero sarraceno, acompañado de su numerosa corte. Raymonda, aterrada, lo reconoce como el acosador que vió en la visión.

Abderakhman declara su pasión a Raymonda. Le ofrece riqueza y poder si se une a él. Raymonda se niega, ante lo cual Abderakhman amenaza con raptarla. Oportunamente llegan los cruzados de Andrés II. Con ellos viene Jean de Brienne. La disputa entre ambos pretendientes se hace evidente. El rey tiene la solución: un duelo. Jean de Brienne vence y mata a Abderakhman.

Tercer acto: Matrimonio triunfal de los enamorados. El rey preside el evento. Se bailan danzas húngaras en honor.


El Cascanueces

El Cascanueces
El Cascanueces

Ballet en dos actos basado en el cuento de E.T.A. Hoffman "El cascanueces y el rey de los ratones". Con un libreto realizado por Marius Petipa, la música compuesta en 1890 por Tchaikovsky (1840 – 1893) y la coreografía Lev Ivanov, este ballet se estrenó el 5 de Diciembre de 1892 en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo. Sus personajes principales son: Clara, Drosselmeyer (padrino de Clara) y El Cascanueces. Chaikovski compondría posteriormente una Suite orquestal inspirada en su propio ballet, tomando sobre todo movimientos del Segundo Acto.

Primer acto: La historia comienza con una fiesta, en la víspera de Navidad, en casa de los padres de Clara. Drosselmeyer es uno de los invitados a la fiesta y le trae varios regalos a su sobrina, entre ellos un cascanueces con forma de Soldado. El hermano de Clara, Fritz, trata de apoderarse del nuevo juguete de su hermana y lo rompe. Drosselmeyer lo arregla y la fiesta continúa. Después que se retiran los invitados, todos van a dormir. Clara se duerme con su cascanueces y sueña que toda la casa se hace muy grande y los juguetes del árbol de Navidad crecen y toman vida. Aparecen entonces los ratones con su rey que pelean contra los soldados-juguetes y el Cascanueces que también ha crecido. En la batalla, que está casi perdida por los soldados y el Cascanueces, Drosselmeyer interviene y Clara golpea al rey ratón con una de sus zapatillas (otras versiones dicen que Drosselmeyer da a Clara algo con fuego) y en la distracción el Cascanueces aprovecha y mata al rey ratón (en otra versión los ratones huyen). El Casacnueces cae después de la batalla, agotado, y luego se convierte en un hermoso príncipe. Clara y el Cascanueces comienzan su viaje por el Reino de las Nieves en donde suben en un hermoso trineo que los lleva hacia el Reino de los Dulces.

Segundo acto: Clara, el Cascanueces y Drosselmeyer llegan al Reino de los Dulces donde los recibe el Hada de Azúcar, su Caballero y el resto de los dulces. El Cascanueces cuenta a todos la lucha contra el rey ratón y cómo Clara salió en su ayuda. El Hada de Azúcar organiza una fiesta para ellos. Se suceden una serie de danzas en honor a los invitados. Luego todo se va esfumando, Clara despierta con su cascanueces, alegre por su maravillosa aventura.


Giselle

Giselle
Giselle

Giselle es un ballet en dos actos con música de Adolphe Adam basado en la obra De l'Allemagne (1835) de Heinrich Heine.

Primer acto: En una aldea de la Renania medieval, Hilarion, guarda de caza, ama a Giselle y tiembla de celos por Loys, bajo cuyos mentidos andrajos de pueblerino se encuentra el duque Albrecht. Aparece éste para encontrarse con Giselle tras haber ocultado su espada en el bosque y alejado a su escudero. La joven sale de casa y acepta el tierno galanteo de Loys, que jura amarla para confortarla de la negativa de una margarita que ella había deshojado. Hilarion declara más tarde su amor a Giselle, pero ella lo rechaza y éste jura venganza.

Dan comienzo las fiestas campesinas de la vendimia, a las que Giselle se une con entusiasmo no sin el temor de su madre, pues desde niña había tenido una salud muy débil. Mientras esta danza tiene lugar, su madre cuenta cómo jóvenes muertas durante aquellas danzas se convierten en Villis, blancos fantasmas que vagan por los bosques al claro de la luna. Se interrumpen las fiestas para acoger al príncipe de Curlandia y a su hija Bathilde, que llegan de regreso de una cacería con su séquito. Giselle danza para la princesa, que le da un collar y vuelve a partir con los suyos, reanudándose la fiesta campesina. Al llegar Albrecht, Hilarion lo desenmascara mostrando la espada que ha encontrado escondida en el bosque, y llama de nuevo con el sonido del cuerno a los nobles cazadores y a la princesa Bathilde, prometida de Albrecht. Éste, con fingida desenvoltura y justificándose como simple deseoso de distracción entre las danzas campesinas, toma a Bathilde del brazo y se la lleva, sin cuidarse de Giselle. Giselle, al comprender el engaño, cae en la locura y delira inciando pasos de danza entre los consternados presentes, para finalmente atravesarse con la espada y morir en brazos de su madre ante un Albrecht atónito y desesperado.

Segundo acto: A medianoche, en las proximidades de la tumba de Giselle, se entrevé a Hilarion que pasa entre los árboles que lo rodean. Aparece entonces Myrtha, reina de las Villis, quien evoca a su corte de fantasmas femeninos para recoger, danzando, a su nueva compañera, Giselle, que tras inclinarse ante la reina, se une a la espectral danza que mantienen sus compañeras. Se oyen unos pasos y las Villis se desvanecen: es Albrecht, que viene a esparcir lirios sobre la tumba de la muchacha demasiado tarde amada. Después de un momento, se le aparece la imagen de Giselle, y él, alucinando, la sigue por entre los árboles. Entra Hilarion y es rodeado inmediatamente por las Villis, que lo impelen hasta la muerte tras una danza loca. Al retorno de Albrecht, Myrtha lo condena a sufrir la misma suerte que habían sufrido todos aquellos que caen bajo el poder de las Villis, pero Giselle lo protege junto a la cruz implorando en vano a la gélida reina. Condenado a bailar hasta el extremo, Giselle lo sostiene con amor desesperado hasta que las primeras luces del alba imponen la retirada de los espectros. Giselle sigue, al fin, a sus compañeras hacia el reino de las sombras, tras haber encaminado a su amado hacia la luz y la vida.


Espartaco

Espartaco
Espartaco

Espartaco es un ballet en tres actos y diez escenas. Estrenado el 27 de diciembre de 1956 en el Teatro Kirov de Leningrado contó con la coreografía de Nicolai Volkov y música de Aram Khachaturian.

Primer acto: Espartaco, crucificado y moribundo, recuerda los principales momentos de su vida: su esclavitud, alzamiento y fuga después del asesinato de su amigo y compañero El Africano.

Segundo acto: Espartaco y su ejército ataca la ciudad. El capitán romano Craso está celebrando una orgía y es asaltado de improviso por el ejército de rebeldes comandado por Espartaco que obliga a huir a todos los romanos.

Tercer acto: El ejército de Espartaco parece ganar la batalla pero las tropas romanas se recuperan y confieren un duro golpe a los esclavos. Espartaco viéndose perdido, se despide de su mujer Flavia, antes de que ella consiga escapar.

Cuarto acto: Nos remite al comienzo del ballet. Se ve la Via Apia sembrada de cruces y a Flavia adolorida por la muerte de su amado esposo, llora por la libertad otra vez perdida.


Romeo y Julieta

Romeo y Julieta
Romeo y Julieta

La musica compuesta por Prokofiev.

Argumento en breve: En la ciudad de Verona los odios entre las familias Capuletos y Montescos se convierten en una pelea entre miembros de estas familias. Romeo Montesco queda prendado de la gracia de Julieta Capuleto durante la fiesta de máscaras, y su amor es correspondido. Teobaldo y Mercuzio, amigos de Romeo, se desafían. El reto acaba con el asesinato de Mercuzio por parte de Teobaldo, y la muerte de éste por parte de Romeo. Durante el destierro que el príncipe impone a Romeo, Julieta es forzada a casarse con un joven elegido por sus padres: Paris. Ella toma una poción para simular su muerte y es llevada al panteón familiar. Romeo, avisado del fallecimiento de su amada, se mata junto a ella. Julieta al despertar se encuentra a Romeo muerto y finalmente se mata y se une a él en un último abrazo.

Tour San Petersburgo - Contactos 1
Tour San Petersburgo - Contactos 2
Tour San Petersburgo - Close Contactos
Rellene el formulario
rellene este formulario (hay que llenar todos los campos) y pulse enviar
Nombre
Email
Número de personas
Hotel o crucero
Fechas de visita
Mensaje
guiasanpetersburgo@gmail.com
guiasanpetersburgo@hotmail.com

Tlf & WhatsApp: +7 921 746 7262