¡Nos RECOMIENDAN a los AMIGOS!
También organizo los tours en MOSCÚ, Nóvgorod, Súzdal, Vladímir y Anillo de Oro, Sochi y Cáucaso, Irkutsk y lago Baikal, Tallin, Helsinki y países Bálticos
Ofrezco los tours exclusivos, personalizados, por privado y de alta calidad garantizada
con Eugenia
Espanol Portugues English

Catedral de Nuestra Señora de Kazán en San Petersburgo

Por Patricia Campos, médica, viajera y columnista - especialmente para la web tour-sanpetersburgo.com

"...No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo..."
León Tolstoi

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

El zar Pablo I nunca le perdonó a su madre Catalina la Grande su supuesta participación en el asesinato de su padre el zar Pedro III, quien -a diferencia de su astuta esposa- nunca dejó de ser europeo. De él copió muchas manías y obsesiones. Lo que al igual que su padre no le granjeó el amor de su pueblo. Para no ser menos que su progenitor, también fue asesinado tras una conjura palaciega de la cual es bastante probable que su hijo y sucesor Alejandro I estuviera al tanto.

En 1800, poco antes de su violenta muerte, Pablo I mandó a erigir una catedral que albergara el Icono de la Virgen de Kazán. en el lugar que se encontraba una iglesia de madera consagrada a la Natividad, de la época de las zarinas Anna Ivanovna e Isabel. El concurso lo terminó ganando un arquitecto ruso llamado Andrei Voronikhin, quien construyó la catedral ayudado por geniales artesanos locales. La orden del zar era que debía ser igual a la basílica de San Pedro en Roma, con diseño de cruz latina en vez de griega, columnata y todo lo demás. El rechazo de un horrorizado clero ortodoxo le importó muy poco dado era el autócrata de todas las Rusias.

La construcción duró diez años, costó aproximadamente 4.000.000 de rublos y fue -en algunos sentidos- mucho menos ambiciosa que la de San Isaac. Pero la maravillosa atmósfera de intimidad que se siente al entrar, con las miles de delgadísimas velas encendidas, las lucecitas de los iconos, las tonalidades de claroscuro producidas por los candelabros de cristal de roca laminado de oro y la luz que penetra a través de los ventanales, se mezcla con los colores de los frescos y pinturas. Un centenar de rostros santos miran al visitante con placidez y paciencia desde todos los ángulos. El olor a incienso, el coro, el trajín de los fieles y sacerdotes hacen que uno se sumerja en el pasado de la fe ortodoxa como si el tiempo se hubiera detenido un par de siglos atrás. Se siente una fuerte espiritualidad, aunque uno no sea creyente. La catedral consta de una única cúpula coronada por una cruz ortodoxa y no es dorada como las demás cúpulas de las ciudades rusas. Todo el exterior está recubierto en mármol travertino. Descansa sobre un tambor adornado con 16 pilastras. Su altura total es de 80 metros. La columnata formada por 96 columnas en forma de herradura copiada del Vaticano y que da a la avenida Nevsky (la vía más importante e histórica de la ciudad) no es la entrada principal sino la lateral.

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

Conecta a una hermosa plaza con una fuente central y bancos donde los petersburgueses se sientan a observar el ajetreo de personas y vehículos que circulan por la Perspectiva. Ambas puntas están adornadas con dos estatuas. Una de ellas pertenece al general Mikhail Kutúzov (tuerto de un ojo), la otra al general Mikhail Barclay de Tolly. Ambos lucharon para expulsar con éxito a Napoleón de Rusia en la guerra Patria de 1812. Los restos de Kutúzov -fallecido en 1813 mientras conducía el ejército ruso a París- descansan en esta catedral, en una modesta tumba rodeada por una verja dorada, avecinada por estandartes franceses capturados y las llaves de ocho fortalezas y 17 ciudades liberadas por los rusos del dominio francés en Europa. La columnata tapa totalmente al edificio y solo puede apreciarse la cúpula y el pórtico de entrada de estilo neoclásico. Esta entrada esta custodiada por dos estatuas de santos, mientras otras de bronce representan entre otros a Alejandro Nevsky, héroe militar y santo ortodoxo. Las puertas de la entrada principal se sitúan a la vuelta sobre la calle Kazánskaya. Construidas también en bronce, fueron copiadas del baptisterio de la catedral de Florencia.

Representan una secuencia de imágenes bíblicas sobre el paraíso. A ambos lados se pueden ver inscripciones con grandes letras que documentan para la posteridad, que el zar Pablo I inició su construcción y su hijo Alejandro la terminó. Por tradición, la entrada principal de todo templo ortodoxo debía situarse hacia el oeste. De allí que el acceso que da a la perspectiva Nevsky se haya transformado en secundario. El emperador Pablo murió en 1801 por lo que no pudo protestar ante esa terrible desobediencia. Caminando desde la Perspectiva (Avenida) hacia la entrada principal, se recorre la margen del canal Griboedov con dos vistas espectaculares hacia atrás: sus puentes y la magnífica Iglesia de la Sangre Derramada que le da un remate perfecto a la imagen de postal. Los dos zares que las mandaron construir -Pablo I y Alejandro III- no podrían tener una concepción más diferente de la vida. Pablo proeuropeo enamorado de Prusia como su padre Pedro, con su monocromática catedral de Kazán. Su bisnieto Alejandro III amante de las tradiciones y de la cultura rusa ancestral con su vibrante iglesia de cúpulas en forma de cebolla. Ambas muy hermosas pero pertenecientes a mundos totalmente diferentes.

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

Caminando hacia adelante, el pequeño pero espectacular puente del Banco con sus doradas figuras mitológicas, el hilo azul plateado de las aguas del canal perdiéndose entre el horizonte y los edificios ¡Bellisimo!

La nave principal de la catedral de Kazán tiene una dimensión de 72,5 metros de este a oeste por 57 metros de norte a sur y está sostenida por 56 columnas corintias de granito rosa. El techo y las paredes forman una colorida y magnífica explosión de arte sacro ruso que se entremezcla con techos de molduras de diseño renacentista italiano. Los pisos son un muestrario de mármoles de Carelia y jaspe formado figuras geométricas. El altar con el iconostasio, se encuentran en la parte este del edificio acorde con la tradición ortodoxa.

Tras la caída del imperio ruso, este lujosísimo iconostasio de 1.633 kilogramos de plata traído de Francia, desapareció en el caos de la revolución. El actual fue construido hace pocos años para suplantar al anterior. De bello diseño, pero más acorde a los tiempos que corren. A diferencia de los antiguos, es mucho más sencillo y de extensión menor, no llega hasta el techo.

A un costado del mismo se encuentra el ícono más venerado de todos: el de la Virgen de Kazán protectora de la Santa Madre Rusia. Una muestra exquisita del trabajo artesanal ruso. Cubierto de oro, plata repujada, piedras y un magnifico encaje de perlas que simula el manto de María y el pequeño niño Jesús. Sus hermosos ojos destilan una enorme paz y sabiduría. Siempre hay colas para pedirle alguna bendición o para agradecer algún ruego cumplido.

Esta catedral era también la iglesia familiar de los Romanov. Tras el advenimiento de los bolcheviques más precisamente en el año 1932 se convirtió en uno de los tantos museos del ateísmo. Destinado a enseñar a las masas porqué “la religión es el opio de los pueblos”.

En 1992 se consagró nuevamente como templo y desde entonces es la sede oficial del obispo de San Petersburgo.

Tour San Petersburgo - Contactos 1
Tour San Petersburgo - Contactos 2
Tour San Petersburgo - Close Contactos
Rellene el formulario
rellene este formulario (hay que llenar todos los campos) y pulse enviar
Nombre
Email
Número de personas
Hotel o crucero
Fechas de visita
Mensaje
guiasanpetersburgo@gmail.com
guiasanpetersburgo@hotmail.com

Tlf & WhatsApp: +7 921 746 7262